En Familia
  Hagamos Shabat
 La Parsha semanal
Momentos en el Calendario
 Estudiemos
  Cocina Judia
Artículos
Obras publicadas
Pregúntale al rabino

1/6/2018 6:29:00 PM
CARACAS
La salida de Shabat
2/6/2018 7:21:00 PM
CARACAS
 
 
   
Monday, June 18, 2018                   
página principal
 
 
Versión en Hebreo
Parasha Shemot

Los Consejeros del Faraón (2360)

Los ministros y allegados al Rey de Egipto se entrevistaron con el Rey y le dijeron: “Ya hemos hecho todo lo que nos dijiste para detener la multiplicación de los hijos de Israel, y pesar de todo se fortalecen más y más y ahora tenemos que buscar la solución final, para terminar ésta pesadilla que son los hebreos, porque si ese pueblo se hace grande y nos llega a tocar una guerra, se unirá a nuestros enemigos, va a guerrear contra nosotros y se irá del país”.

Entre los ministros y los consejeros del Faraón, habían tres importantes, Iob, de Aram Naharim, de la tierra de Utz, Vilma hijo de Beor, e Itró, el sacerdote de Midian.

Bilam dijo que el Faraón saque una ley que ordene a su pueblo que se arrojaran todos los varones que nacieran de los judíos, Iob no dijo nada, e Itro se escapó de la reunión por no estar de acuerdo con el malvado plan de Bilam y cada uno de ellos recibió su castigo, Bilam que dio un mal consejo, murió por la espada, Iob que se mantuvo callado, al escuchar a Bilam fue sentenciado a sufrir, e Itró que se escapó, tuvo el mérito que sus descendientes sean miembros de la Lishkat Hagazit, (oficina principal del Sagrado templo de Jerusalem).

El Faraón ordena a las parteras que maten a los niños judíos recién nacidos.
El Faraón ordenó que trajeran al palacio a las dos mujeres judías que se encargaban de ayudar a las madres judías en la hora del parto, una se llamaba Shifra, y era Iojebed, la esposa de Amram, y se llamaba así porque arreglaba al niño cuando nacía y la otra se llamaba Pua, y era Miriam, su hija y se llamaba así porque hablaba con voz dulce al recién nacido, como suelen hacer las mujeres cuando el niño llora.

El Faraón les ordenó: “En vuestro partear a las hebreas, mirareis sobre los asientos del parto, si es un hijo, lo matareis, pero si es una hija ella podrá vivir”, al Faraón le preocupaba solamente los varones, porque sus astrólogos le habían dicho que entre ellos nacería uno que sería el salvador.

Les dijo el Faraón: “Les voy a dar una señal, para saber en que momento tienen que matar a los recién nacidos, cuando los pies de las parturientas se enfrían nace el bebe, y entonces mátenlo”.

Lo que quería el Rey, era que nadie sepa que él ordenó la muerte de los niños de Israel, y así pensarán las madres que los bebes murieron en el parto o estando todavía en el vientre de la madre.

Más temieron las parteras a D-s y no hicieron como habló a ellas, el Rey de Egipto y dejaron a los niños, no solo que no mataron las parteras a los niños sino que los alimentaban porque las parturientas eran pobres, Shifra y Pua se ocupaban de juntar el dinero, ropas y alimentos para ellos.

El rey egipcio llamó a las parteras y les reclamó.

“¿Por qué dejasteis vivir a los niños?”

“Ellas son expertas” – contestaron Shifra y Pua, “nunca nos llaman a tiempo, sus hijos nacen rápidamente, son semejantes a los animales del campo, no recurren a las parteras y cuando nos damos cuenta, los niños ya han nacido.”

D-s benefició a las parteras, y a pesar de que el Faraón estaba enojado con ellas no les hizo nada, ¿y qué bien les hizo D-s?. Iojebed ameritó dar a luz a Moshé, que la Torá fue dada al pueblo de Israel por su intermedio y de Miriam salió Betzalel, su biznieto que fue arquitecto del Tabernáculo, en el desierto. De ellas salieron, levitas, sacerdotes, y reyes; levitas y sacerdotes de Iojebed y reyes de Miriam y los hebreos eran cada vez más numerosos.

2365
Nació Aarón, hijo de Amram y Iojebed, cuando Amram escuchó la orden del Faraón que todo varón recién nacido será echado al río, se divorcio de Iojebed, porque no quería tener más hijos, pasaron tres años, y Miriam que tenía ya seis años tuvo una profecía y dijo que: “He aquí que un hijo nacerá de mis padres y salvará al pueblo de Israel”, y dijo su padre:
“Tu decreto es más grave que el del faraón, porque el Faraón decretó exterminar a los hijos varones y de ti aprenderán todos los hijos de Israel, y ninguno engendrará más hijos ni tampoco más hijas, y más, el Faraón es un malvado y su decreto no es seguro que se cumplirá pero tú eres justo y tu decreto será escuchado y cumplido, y agregó Miriam, el faraón decretó solamente en este mundo, porque aquellos que fueron muertos (según algunas opiniones en esos tres años fueron echados al Nilo diez mil niños, y los que no, y los que no, fueron usados como comentó en las construcciones de las grandes de las grandes ciudades), Pitom y Ramses tiene su parte en el mundo venidero, y si tu decretas, lo harás para el mundo venidero, porque si no nacen, no vienen almas a éste mundo.”
“Por favor padre, cásate nuevamente con mi madre, porque de vuestra unión nacerá un hijo que será el salvador de Israel.”

Las palabras de Miriam, surtieron efecto y Amram tomó nuevamente a Iojebed por esposa, y así lo hicieron todos los hijos de Israel, y tomaron nuevamente a las mujeres que habían divorciado.


****** * ******
 
Shemot
 - Mishpatim - Los diez mandamientos fueron dados en Sinai   - Parashá Shmot - Preguntas
 - Parashá Vaera - Preguntas   - Parasha Pekude - Las Donaciones para el Tabernáculo
  ...Ver Más 

 

****** * ******

Versión Para Imprimir          Versión en Hebreo         Envíar Comentario  
Si tiene algunas preguntas o comentarios sobre este artículo CLICK
 
Padres e hijos I Educación I Brit-Mila I Nacimiento de Niña I Bar-Mitzva I Boda IIDuelo
Para cualquier otra información contáctenos por el correo electrónico iblickstein@torahenfamilia.com ..