Quetubá 2da. Parte
 


De la entrega anterior, surgen dos preguntas. 1) Afirmamos que la mujer no es adquirida por el esposo, sin embargo, esto aparentemente contradice algunos pasajes talmúdicos en los que se afirma que la mujer es adquirida por el esposo, “kinian”. 2) Afirmamos que la Quetubá debe escribirse antes del casamiento ¿qué ocurre si la misma con el correr de los años se extravía?

Respuesta: Con respecto a la primera pregunta, aún cuando en distintos pasajes del Talmud aparece la expresión “kinian” –adquirir- en relación a la esposa, ver por ej. Kiddushin 2ª: La mujer se adquiere por tres vías… y se adquiere a si misma de dos formas. Sin embargo estas expresiones no se interpretan en el sentido de adquisición material, pues el esposo no puede realizar con su esposa lo que desee, no puede venderla como en el caso de una esclava. La expresión “kinian” o adquisición debe ser interpretada como “adquisición conyugal”, o sea, por medio de la entrega del anillo (como se acostumbra hacerlo en la actualidad) la mujer pasa de su estatus de soltera a mujer casada o “eshet ish” según la halajá. Este concepto de adquisición aplica a la idea de que la mujer pertenece conyugalmente en forma exclusiva a su marido y está prohibida para cualquier otro hombre.

Y aún cuando este concepto de “kinian” incluye cuestiones económicas, por ejemplo los derechos del marido sobre lo que produce su esposa o lo que eventualmente halle, de todas formas esto no se relaciona con una adquisición personal pues asimismo el esposo posee obligaciones hacia su esposa y no por ello es adquirido por esta, sino simplemente se trata de obligaciones hacia la otra parte que ayudan a una sana convivencia.

Con respecto a la segunda pregunta, en caso de extravío de la Quetubá es preciso redactar un nuevo texto de Quetubá, denominado Quetubá Deirquesá. Está prohibida la vida conyugal si la pareja carece de una Quetubá, por ello, en caso de extravío es preciso dirigirse a una autoridad rabínica entendida en la materia para que redacte el documento apropiado, el cual debe ser firmado como corresponde.

Especialmente esta situación se presenta en parejas que se hallaban ajenas a la Torá y hoy, gracias a Do-s se acercaron a la misma. Generalmente extraviaron su Quetubá, por lo tanto, deben dirigirse a una autoridad rabínica competente que les indique cómo deben proceder.




 
  Por El rabino : Iona Blickstein  
 
Imprimir