En Familia
  Hagamos Shabat
 La Parsha semanal
Momentos en el Calendario
 Estudiemos
  Cocina Judia
Artículos
Obras publicadas
Pregúntale al rabino

20/4/2018 6:21:00 PM
CARACAS
La salida de Shabat
21/4/2018 7:11:00 PM
CARACAS
 
 
   
Tuesday, April 24, 2018                   
página principal
 .: Anecdotarios
  - El fin   - El modo de hacer la cama.
  - El niño que piensa en su padre.   - El que busca a HaShem.
  - El Rey   - El verdadero temor de D-s
  - La luz que fue ocultada   - La Verdad
  - Rabí Iaakov de Pshisje   - Encenderse uno mismo
  - Del Lado Izquierdo   - Servir a D-s
  - Cada cosa tiene su tiempo   - Servir a D-s
  - En la palabra   - La escalera
  - El milagro de Januca   - Una vela – fe sin límites.
  - Anecdota Jasidica de Pesaj   - La pena del Justo
  - La cuenta de las plagas   - El discurso del Rabí
  - Preguntas y Respuestas   - Saber la existencia del Creador.
  - La santidad se adquiere al vivir con la gente.   - Los paquetes de comida.
  - La Tzedaká segura.   - Lashón Hará
  - El Secreto   - La Hospitalidad de Lot
  - Palabras para pensar   - Anedocta
  - Soportar el dolor   - El pozo de Miriam
  - El nuevo cielo   - EN LA TIERRA
  - Sobre el Rabí de Kotzk   - El apetito del Tzadik
  - ¿Qué debemos aprender de las parteras hebreas de Egipto?   - Tu “Olam Haba” es ahora mucho mayor.
  - Un comentario que recibió la aprobación del Rabí de Kotz.   - Anecdotario Jasídico.
  - Todo el tiempo que la vela arda.   - Para ordeñar la vaca, también hay que agacharse.
  - La fuerza de la fe en la Creación.   - Aislamiento
  - ¿Quién es el rico, qué es el más pobre de los pobres?   - Lo más Importante
  - El Fin   -
*
¿Qué es lo importante?

En una hostería a la salida de la ciudad, el llanto de uno de sus huéspedes era tan fuerte que despertó a Berl el dueño de la pensión y au esposa de sus profundos sueños.

Su mujer preocupada le preguntó: - ¿por qué nuestro huésped llora tan amargamente en medio de la noche?, ¡algo le debe suceder!

Berl, subió a la habitación del huésped y encontró a un judío, vestido con ropas de granjero descalzo, sentado en el suelo, llorando y con lágrimas en los ojos (esta persona era una de las figuras más prestigiosas del mundo jasídico, que viajaba de incógnito para ver de cerca la situación en la que se encontraba el mundo), y todas las noches (a excepción de los sábados y días festivos) se levantaba a medianoche a llorar y lamentarse por la destrucción del Sagrado Templo.

- ¿Por qué lloras?, ¿qué desgracia te ha sucedido? - Le preguntó Berl.
- El huésped contestó: - lloro por la destrucción del Sagrado Templo y ruego al Santo bendito es, que traiga al Mashiaj para que nos lleva a Eretz Israel.

Berl, tranquilizado dijo: - ¿es todo?, por favor llora menos fuerte, para que no molestes a los otros huéspedes y diciendo estas palabras volvió a su cuarto y explicó a su mujer la razón de tal llanto.

Cinco minutos después se escuchó que golpeaban en la puerta del huésped, era nuevamente Berl, quien le formuló la siguiente pregunta: Mi esposa quiere saber, ¿Cuándo el Mashiaj venga, y nos devuelva a Eretz Israel, nos permitirá llevarnos las gallinas?
El huésped se sorprendió por aquella pregunta ¿gallinas? respondió; según mis conocimientos no hay nada escrito sobre las gallinas. Puede que tendrá que dejarlas, cuando venga el Mashiaj.
También esta vez Berl transmitió la información a su mujer.

No pasaron cinco minutos, cuando nuevamente se escuchó que golpeaban en la puerta, al abrir vio a Berl quien le dijo, mi esposa pregunta si puedes dejar de rezar, por favor, para que venga el Mashiaj. Nosotros nos arreglamos aquí bastante bien y preferimos quedarnos con las gallinas.

A estas alturas el huésped no se pudo aguantar más y le respondió que significa “bastante bien”, ¿acaso tu no sabes cuan peligroso es nuestro Galut, en el lugar donde vivimos? A cada momento los cosacos pueden llegar, y tomar tus gallinas, tu mujer, todo tu dinero y también tu vida. ¿No es mejor que dejemos este lugar y vayamos a la Tierra Prometida?
Para Berl aquellas palabras eran bastantes lógicas, pero todavía tenía la obligación de informarle a su esposa.

Pasado varios minutos, se escucha tocar la puerta, era nuevamente Berl quien dijo: Mi esposa dice, que mejor reces para que venga el Mashiaj y lleve consigo a los cosacos a Israel, y así nos podremos quedar aquí con las gallinas.

*
****** * ******
Si tiene algunas preguntas o comentarios sobre este anecdotario haga CLICK
 
Para cualquier otra información contáctenos por el correo electrónico iblickstein@torahenfamilia.com ..