En Familia
  Hagamos Shabat
 La Parsha semanal
Momentos en el Calendario
 Estudiemos
  Cocina Judia
Artículos
Obras publicadas
Pregúntale al rabino

20/4/2018 6:21:00 PM
CARACAS
La salida de Shabat
21/4/2018 7:11:00 PM
CARACAS
 
 
   
Tuesday, April 24, 2018                   
página principal
 .: Anecdotarios
  - El fin   - El modo de hacer la cama.
  - El niño que piensa en su padre.   - El que busca a HaShem.
  - El Rey   - El verdadero temor de D-s
  - La luz que fue ocultada   - La Verdad
  - Rabí Iaakov de Pshisje   - Encenderse uno mismo
  - Del Lado Izquierdo   - Servir a D-s
  - Cada cosa tiene su tiempo   - Servir a D-s
  - En la palabra   - La escalera
  - El milagro de Januca   - Una vela – fe sin límites.
  - Anecdota Jasidica de Pesaj   - La pena del Justo
  - La cuenta de las plagas   - El discurso del Rabí
  - Preguntas y Respuestas   - Saber la existencia del Creador.
  - La santidad se adquiere al vivir con la gente.   - Los paquetes de comida.
  - La Tzedaká segura.   - Lashón Hará
  - La Hospitalidad de Lot   - ¿Qué es lo importante?
  - Palabras para pensar   - Anedocta
  - Soportar el dolor   - El pozo de Miriam
  - El nuevo cielo   - EN LA TIERRA
  - Sobre el Rabí de Kotzk   - El apetito del Tzadik
  - ¿Qué debemos aprender de las parteras hebreas de Egipto?   - Tu “Olam Haba” es ahora mucho mayor.
  - Un comentario que recibió la aprobación del Rabí de Kotz.   - Anecdotario Jasídico.
  - Todo el tiempo que la vela arda.   - Para ordeñar la vaca, también hay que agacharse.
  - La fuerza de la fe en la Creación.   - Aislamiento
  - ¿Quién es el rico, qué es el más pobre de los pobres?   - Lo más Importante
  - El Fin   -
*
El Secreto

Una adolescente entró en la oficina del Rab Shmuel Kaminetzky, el Rabino de la ciudad de Dniepropetrovsk (Ucrania) un domingo en la tarde. Su bisabuela necesitaba que el Rabino la visitara en su casa, en una villa a dos horas de la ciudad. “¿Tu bisabuela es judía?” – preguntó el Rabino. “No” – respondió el joven. “¿Alguien en tu familia lo es?”. “No” fue la respuesta.
El Rabino revisó su apretada agenda y prometió visitarla en dos semanas.
Una semana después el joven retornó. “Mi bisabuela tiene 90 años y no puede trasladarse hasta aquí. Necesita hablar con usted ahora” Rabí Kaminetzky hizo algunos llamados telefónicos, anuló citas y acompaño a la muchacha al pueblito aledaño. Cuando el Rabino entró en la diminuta casa se encontró con la anciana Basia. Cuando ella lo vio comenzó a llorar incontrolablemente. Al calmarse, comenzó a hablar en un precario Idish: “Crecí en un hogar judío religioso. Durante un pogrom en la ciudad de Yekatrinoslav (Hov Dniepropetrovsk) en 1.911 vi como mataban a mis padres”. Basia hablaba ahora en ruso, y sus hijos, nietos y bisnietos escuchaban sorprendidos. Ella relató como una familia gentil la adoptó y la cuidó, con la condición de que tuviera nueva documentación y nunca relatara a nadie que era judía, pues temían por su vida. “Hasta este momento” dijo Basia solemnemente, “nadie más en el mundo sabía que yo era judía” Sacudió su cabeza y confesó que siempre ansiaba el momento de poder revelar su secreto. En realidad ella deseaba recibir una sepultura judía. Todos en la habitación permanecieron en silencio mientras Basia recordaba algunas de sus memorias. Rabino, recuerdo bien mi infancia. Tengo muy presente al rabino de la ciudad y a su esposa, Rabí Levy Itzjak Schneerson y la Rabanit Jana (n.d.r: padres de Rebe de Lubavitch).
Basia había tenido tres hijas. Cada una de las había tenido tres hijas también. El Rabino explicó a todos los presentes que todos eran judíos. Al día siguiente, la bisnieta apreció nuevamente en la oficina del Rabino. Con lágrimas en los ojos le dijo: “Mi bisabuela falleció y queremos que tenga un sepelio judío” Después del funeral, una de las hijas le dijo al Rabino: “Ahora comprendo porque mi madre no comía pan durante una semana en primavera y ayunaba durante todo un día de otoño”
A partir de ese momento, Rabí Kaminetzky se ocupó de que la familia se conectara con sus raíces judías. Hoy todos los descendientes de Basia viven su vida como un iehudim, y varios de ellos han emigrado a Israel.

*
****** * ******
Si tiene algunas preguntas o comentarios sobre este anecdotario haga CLICK
 
Para cualquier otra información contáctenos por el correo electrónico iblickstein@torahenfamilia.com ..